Páginas

sábado, 31 de julio de 2010

¿Por qué se dice que las personas cada vez hablamos peor, sobre todo las generaciones jóvenes?

1. INTRODUCCIÓN. Pienso que hay varios factores que considerar a fin de responder la pregunta del por qué las personas hablamos cada vez peor, en este ensayo trataré de describir a mi juicio cuáles son cada uno de estos factores.

2. DESARROLLO.

2.1. LOS REGIONALISMOS.

Las variedades regionales poseen algunos rasgos que son muy específicos, y en algunos casos más que ser regionales son comunitarias por ejemplo pueblos alejados o pequeñas rancherías con considerado aislamiento donde se preservan variedades extremadamente peculiares. Como resultado tenemos islas lingüísticas donde se hablan variedades de castellano bastante antiguo y regionalizado un habla conservadora y arcaica. Estas zonas han quedado aisladas de la influencia de las innovaciones de la comunidad lingüística hispana. Se suelen usar arcaísmos como: se me hace (me parece), ¿qué tanto? (¿cuánto?), nadien o naiden (nadie)

El arcaísmo que puede verse en regiones aisladas, es lo contrario a la globalización, no están influenciadas por las novelas de Televisa o el internet, su educación es deficiente, cuentan con pocas escuelas y las que tienen, no alcanzan el nivel académico adecuado, por lo cual considero que su vocabulario es limitado y vulgar . Usan de expresiones tales como: truje para decir, traje; naza por nazca (de nacer), vide por ví, traiba por traía; perru por perro.

Cada región del país tiene una forma peculiar de hablar, tienen un acento característico, y usan palabras o frases cuyo significado sólo es de conocimiento local, ejemplo: Si una persona de Mérida llega al DF y en un restaurante pide un vaso con agua de burbujas, con agua dura y un elevador, sin duda el mesero no entenderá absolutamente nada, y el de Mérida tendrá que explicarle que lo que él pidió fue un refresco de agua mineral, con hielo y un popote.

Los de centro y sur del país dirían: “Vamos por unas chelas” refiriéndose que van a comprar cerveza, aunque también “chela” es el sobrenombre dado a las mujeres que se llaman Graciela, Regresando a lo de las cervezas, los del Norte dirían: ”Arre por unas birrias” derivado de la palabra inglesa: Beer, que obviamente significa: cerveza. Tomar palabras del idioma inglés e incorporarlas al nuestro, es un uso habitual de la región al Norte del país. A esto se le llama anglicismo, otra forma de pervertir el idioma español.

Supongamos que uno del norte entabla comunicación con uno del sur, durante la plática le dice que para Navidad le regalará una “guacha” seguramente no entenderá a que se está refiriendo a un reloj; otras palabras que se suelen usar son: troque por camioneta, baika por bicicleta, longo por largo o viejo, raite por aventón.

2.2. Extranjerismos.

Al igual que sucede con el español en otros países, el español mexicano hace uso de ciertos anglicismos y otros extranjerismos. Por ejemplo: ¡Qué cool!, se dice cuando algo está muy padre, o al decir "está súper in", quiere decir que algo está en la onda al igual que decir "está out" pero lo contrario, que está fuera. Estos extranjerismos se usan, en su mayoría, por mujeres.

2.3. EL CALÓ.

Una razón más del por qué hablamos cada vez peor, es el uso del caló. En el blog de la revista Flores de nieve se define al caló mexicano como una forma distinta de decir las cosas. Puede incluir groserías, pero también juegos de palabras o disfraces, es decir, claves secretas para que otros no entiendan lo que decimos con otro hablante de caló. Más o menos es el equivalente al slang en inglés. Como consecuencia, el caló, lo mismo que los extranjerismos, deforman el idioma. Lo alteran, retuercen las palabras con diferentes intenciones para hacerlas graciosas, afectuosas, mal sonantes o complicadas. Se vuelve un español vulgar e incomprensible para el resto de las personas.

Ejemplo de caló: "chavo", "trusa", "cafre", "chota” ; "A ese chavo se lo llevó la chota.

2.4. IGNORANCIA.

Hacemos un mal uso del lenguaje, voluntaria o involuntariamente, lo segundo tiene que ver más con la ignorancia, el desconocimiento del uso correcto de palabras y de la conjugación de verbos. Solemos decir Dile que no "force" la herradura, en lugar de decir "Dile que no fuerce la herradura" o, “Él "solda" los metales, cuando lo correcto es decir "Él suelda los metales".

Algo muy común es agregar un –le, al final de los verbos conjugados en imperativo, ejemplo: córrele, muévanle, cocínale.

Alfredo López Austin (1989) Sobre el origen del falso dativo -le del español de México, páginas

407 a 416, Anales de Antropología, 26, UNAM, México.

2.5. LA GENERACIÓN DEL INTERNET.

Definitivamente pienso que la tecnología, principalmente el internet, ha tenido una gran influencia en la juventud actual. Hace algunos años era contada la gente que tenía computadora en su casa. Ahora es diferente, es de lo más común que en hogares de clase media ya cuenten por lo menos con una computadora. Esto se debe a que los costos de la tecnología de computo se han abaratado, por lo tanto se ha vuelto más accesible para la mayoría de las personas. Ahora los niños y adolescentes, crecen teniendo una computadora en su sala, y saben utilizarla como el control remoto de su televisor. Tienen acceso a un mundo de información, e interactúan por la red con amigos de su Colonia, escuela, y/o gente de otros países.

Como consecuencia los jóvenes adoptan formas peculiares de hablar, integrando a su vocabulario habitual palabras en inglés y frases que provienen de la red.

Ahora en lugar de platicar, chateamos, somos twitteros, publicamos nuestras fotos en el face, enviamos mails, publicamos artículos en el blog y somos bloggeros, entre muchos otros.

Ahora intercambiamos direcciones de correo (mail address), direcciones IP (Internet Protocol Address), direcciones URL (Uniform Resource Locator).

Enlazamos mediante links escritos en hipertexto y formamos con esto hipervínculos que podemos redactar en HTML (Hypertext Markup Language)

Buscamos en diferentes sites ó sitios de Internet y bajamos (download) música, fotos y videos, la mayoría de youtube.

Lo que más me llama la atención es que la gran mayoría de las personas utiliza, adapta e incorpora en cualquier conversación este y otro tipo de palabras sin siquiera tener la más remota idea de lo que significan, de hecho en muchos casos si existe el término equivalente en nuestro idioma y aún así utilizan el anglicismo, HECF.

Ahora se habla de clonar, hackear, piratear, de que nos hicieron phising, que recibimos spam.

Bajamos música en iTunes para nuestro iPod en formato MP3, fotos en formato JPG ó GIF, videos en formato WMV ó MPEG.

Todo tipo de términos que incluso los adaptamos y les añadimos letras para conjugarlas, por ejemplo con Twitter á Twitteros, Twittear,escirbir tweets, retwittear, etc.

Los niños y jóvenes ya no juegan en la calle ahora juegan en consolas de Playstation, Xbox, Nintendo y Gameboy, si les gusta la música pueden jugar Guitar Hero ó DJ Hero.

Entre más términos de este tipo utilizamos, nos sentimos más cultos, más innovadores, parece que sabemos mucho y que estamos actualizados y si aceptamos que no sabemos qué significan alguno de estos términos, entonces estamos “fuera de onda”, si no clickeamos, chateamos, mensajeamos ó twitteamos, somos loosers.

Los estudiantes de secundaria, preparatoria y lo que sigue escriben entre abreviado, “spanglish” y código expresiones como “lol”, tqm,“ :)= J “, “ :( = L “, etc.

Conforme pasa el tiempo y avanza la tecnología, más y más palabras se van incluyendo en el lenguaje cotidiano,.

3. CONCLUSION

Por influencia del ambiente en el que un individuo se desarrolla, éste tiende a distorsionar la lengua. El problema no radica en el lenguaje, sino en los hablantes. La ignorancia, la falta de lectura apropiada son los principales problemas. En el caso de los jóvenes solo se trata de una moda que se va modificando a medida que se desarrollan en la sociedad y adquieren mayor preparación académica. Pero en lo referente a hablar bien, tendría que ser un compromiso que cada uno debiéramos de asumir, el idioma español es uno de los más hermosos que existen sino el que más y tenemos la obligación de defenderlo, un buen principio sería, comenzar a hacerlo.


Referencias en la web:


http://floresde.wordpress.com/2009/04/13/formas-de-hablar-del-mexicano-el-calo/

· Alfredo López Austin (1989) Sobre el origen del falso dativo -le del español de México, páginas

407 a 416, Anales de Antropología, 26, UNAM, México, URL

http://academia-flaite.blogspot.com/2008/06/la-degradacin-del-lenguaje.html

http://www.diariodemexico.com.mx/index.php?option=com_content&view=article&id=15086:plantilla-con-foto&catid=16:nacional&Itemid=154

http://es.wikipedia.org/wiki/Espa%C3%B1ol_mexicano

http://enciclopedia.us.es/index.php/Espa%C3%B1ol_mexicano

http://www.tuobra.unam.mx/publicadas/040915213148.html

http://www.hazme.netdo-a-la-tecnologia



1 comentario:

  1. Muy buen ensayo.
    Estoy de acuerdo en la mayoría de los puntos. Extranjerimos, préstamos, calcos, suamando a esto la ignorancia, las malas fijaciones, el uso incorrecto de los medios, etc etc, todo esto suma y da los resultados que lamentablemente vemos. Simpre y cuando hablemos desde lo normativo. La regla dice, la regla marca, lo semántico no se puede cambiar, lo recto es recto y no hay con qué darle.
    Ahora, si hablamos desde un punto de vista pragmático, lengua en uso, contextos, interpretaciones de las palabras, etc, es normal por no decir común que hablemos mal.
    Es que muchos dicen y toman esta postura: "mientras nos entendamos todo vale". Atrás se deja el estilo, el registro, las tonadas, los errores ortográficos.
    Creo que hay que encontrar el equilibrio. La comunicación, el lenguaje, la lengua, son herramientas esenciales para el desarrollo de la sociedad. Aprendamos a utilizarlas de la mejor manera. Y lo mejor, nos guste o no, lo determina el poder, los poderosas, siempre a través de la norma. Y no creo que esto cambie.

    ResponderEliminar